Dime en que puedo ayudarte: 695037878

Aprendiendo del día a día

Revisando cosas que hace tiempo tenía olvidadas, volví a encontrar el blog de Adriana, esa brujilla a la que tanto estimo, y releyendo sus artículos me pareció que son atemporales. Y este me parece tan bueno, que no puedo dejar de publicarlo.

Observar

Hace poco volví a encontrarme con una mujer que fue muy importante en mi vida,con la que aprendí mucho y con la que, cada vez que me encuentro sigo aprendiendo algo, nunca deja de sorprenderme. Y, por supuesto, este reencuentro me hizo pensar en lo que ahora mismo tengo en mi vida. Hoy por hoy soy feliz, me siento realizada a todos los niveles y así me lo constató ella, pues dijo que me veía muy bien, feliz, realizada… Y hasta ahí, porque en ese momento no pensé en nada más, envuelta como estaba en el placer del reencuentro. 

Pero una vez fuera de su mágica influencia, cuando, ya en mi casa, conecté el ordenador y me puse a trabajar; abrí el correo y entre en los foros que últimamente ocupan mi tiempo, de ahí que no haya trabajado lo debido en esta página, tropecé con alguien, en uno de esos foros, que me saca de mis casillas, me molesta horriblemente y sé que, llegados a este punto de mi vida, debiera dejarme fría, es decir, importarme tres pimientos, si en el fondo lo único que denota es una gran ignorancia y muy pocas ganas de abrir su mente, lo que no deja de ser curioso, porque en la magia tienes que tener la mente completamente abierta a cualquier cosa, todas las teorías son validas y todas las formulas son lo mismo, quiero decir que solo cambia la forma, pero la esencia es siempre la misma. 

En fin, la cuestión es que lo primero que pensé fue: “Ya está, lo dejo. Dejo este foro, al fin y al cabo, no he encontrado en el lo que buscaba…” De hecho lo buscado era una salida laboral y, al mismo tiempo, un coven, es decir, un lugar de reunión para las brujas, para gente como yo, con la que compartir una parte de mi vida que, de momento, se sale de mi vida familiar por completo; pero no encontré ni lo uno, ni lo otro. Al mismo tiempo me resistía a dejarlo por si podía aprender algo nuevo y ahí sigo, pero a otro nivel, porque ya he decidido dejar la parte activa; porque si algo me ha enseñado la experiencia y me ha costado sudor y lágrimas aprenderlo es que los obstáculos no se derriban, se rodean y que las personas no van a cambiar porque yo lo desee, sino porque lo deseen ellas, entonces ya hace mucho que cuando alguien me molesta, me aparto de su camino y punto. 

Pues bien, en esas estaba cuando me vino a la mente esta mujer de la que hablaba al comienza de esta pagina y recordé que ella me decía que observase siempre los sentimientos, sobre todo los sentimientos negativos que alguien pudiese despertar en mi, que observase todo aquello que me molestase, porque, sin duda, era el reflejo de algo que no quería reconocer de mi misma en mi interior, porque las personas que se acercan a nuestra vida son reflejos, buenos y malos de nosotros mismos. Y ahí estoy ahora, observando, reconociendo que sentimientos se despiertan en mí a través de esta persona. Vaya, que al final, casi tengo que darle las gracias por cruzarse en mi camino. 

Conclusión: otra parte fundamental para llegar al conocimiento de uno mismo y, por tanto a la comprensión y aceptación, que nos llevará a amarnos a nosotros mismos, para seguir creciendo, es la observación y el análisis. 
Observar las sensaciones que provocan en nosotros determinadas personas, determinadas situaciones y analizar porqué sentimos de esa manera, cual es la causa primera que nos lleva a sentirnos así, para asimilarla y aceptarla. Una vez hecho esto, la situación deja de tener importancia, la persona que nos provoca deja de hacerlo, porque ya ha cumplido su misión, señalarnos dónde teníamos la falta, para poder trabajar con ella. 

Texto extraido de: 
Magia de andar por casa

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

695 03 78 78

Ponte en contacto conmigo, por teléfono o mensajería.

Archivos