La historia del Lobo Feroz 8

PARTE III.2

El pobre lobo feroz, que de feroz nada, sólo hambriento, aunque esta vez ya tenía el estómago lleno, no se enteró cuando la madre de los cabritos le rajo la barriga y estrajo uno a uno a sus seis hijos, ya que el septimo, al haberse escondido en el reloj de pared de la casa, se había salvado y contándoselo todo a su madre. Pero la buena cabra, no contenta con vaciar el estómago del lobo, quiso darle una lección y le llenó la tripa con enormes cantos rodados que sus hijitos recogieron a la orilla del río. Luego, le cosió la tripa al lobo y se escondió con sus hijos a observar que sucedía.

Y sucedió que el lobo se despertó con una sed atróz, porque si comes mucho te da sed, si encima son piedras, ni te cuento. Chasqueando su lengua reseca se levanto a duras penas pues la barriga le pesaba muchísimo, cosa que le extraño, pero a la que no dió importancia, recordemos que no se caracterizaba por su inteligencia, se inclinó sobre el rio para beber y el peso de las piedras tiró de él hacia el fondo.
Los cabritos y su madre salieron de su escondite alborozados gritando y cantando que se habían deshecho del malvado lobo feroz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

986 65 13 49
Ponte en contacto conmigo, consultas por visa o personales.
Consulta por Whatsapp
695037878
  • 2 Preguntas = 1,79 Euros (sale a 0,895 por consulta)
  • 6 Preguntas = 4,49 Euros (sale a 0,748 por consulta)
  • 12 Preguntas = 7,99 Euros (sale a 0,665 por consulta)

    Pago por PAYPAL (IVA NO incl)
Consulta