Archivo mensual: agosto 2006

La droga de cada día

Ha llegado a mi correo electrónico el siguiente artículo, que he considerarlo lo suficientemente interesante e ilustrativo como para exponerlo aquí.


LA DROGA DE CADA DIA

Jorge Gómez Barata
Altercom
31 de agosto de 2006
No fueron los campesinos andinos quienes descubrieron las cualidades de la coca ni los colombianos los inventores del tráfico de drogas.
Tampoco están en el Tercer Mundo los responsables de la tolerancia y las inconsecuencias que han hecho prosperar al narcotráfico.
Tras la intencionada confusión se oculta otra sórdida historia.

Poco antes de que tuviera lugar el debut de la coca en el mundo elegante de occidente, los colonialistas ingleses libraron contra China las primeras guerras relacionadas con las drogas.
Entonces no fue para impedir el narcotráfico, sino para fomentarlo.
Desde épocas remotas, los mercaderes europeos adquirían en China: porcelanas, sedas, fragancias, te y otras mercaderías, generando cierto déficit comercial. Para compensarlo, Gran Bretaña decidió exportar opio a China, operación desplegada durante más de cien años.
En 1773 Inglaterra vendió en China 75 toneladas de opio que representaron un ingreso de 250 mil libras esterlinas.
El cuadro de enviciamiento masivo y de corrupción generalizada, promovido por la impunidad con que operaban los traficantes británicos, condujo al emperador chino a prohibir la entrada de la droga y a apelar a la reina Victoria: «La riqueza -escribió- de China esta siendo aprovechada para beneficio de los bárbaros. ¿Que derecho tienen ellos de correspondernos utilizando drogas venenosas para dañar a nuestra población?»
La respuesta británica fue invadir militarmente a China por atentar contra la libertad de comercio y desatar las Guerras del Opio, en las que el país asiático fue derrotado, imponiéndosele onerosos tratados que le arrancaron concesiones territoriales, entre ellas, la pérdida de Hong Kong.
Por aquella época, un médico alemán, de la hoja de coca aisló el clorhidrato de cocaína, es decir la cocaína y el neurólogo italiano Paolo Mantegazza, describió sus cualidades medicinales y en 1884 otro europeo inventó la anestesia local, en ese mismo año Sigmund Freud publicó su ensayo ’Ueber Coca’ y en 1901, el norteamericano William Golden Mortimer dio a conocer un exhaustivo estudio sobre las bondades de la planta.
Tanto mérito no podía pasar inadvertido a empresarios y comerciantes.
En 1863 un imaginativo farmacéutico francés, Angelo Mariani, lanzó al mercado el ’Vin Mariani’, fabricado a base de extractos de la hoja que se convirtió en una popular bebida.
En la década de los noventa del propio siglo, la empresa farmacéutica norteamericana Parker Davis produjo y comercializó, no sólo con fines terapéuticos sino también recreativos, polvo para inhalar, ungüentos y cigarrillos a base de coca. En 1891 nació la actual CocaCola.
Por una magnifica conexión, los chinos, enviciados por los británicos e importados para trabajar como peones en el ferrocarril para la conquista del oeste norteamericano, llevaron a Estados Unidos el hábito de fumar opio.
En 1890 el Congreso Federal prohibió a los norteamericanos fumar opio y en 1906 se dicto la Chinese Exclusion Act, con la creencia de que sin chinos no habría opio y en 1922 se declaró ilegal la cocaína. Era tarde. Las mismas drogas que un día envilecieron a los chinos para sanear las finanzas británicas, alcanzaron las élites europeas y norteamericana.
Para realizar sus objetivos, los narcotraficantes han montado extensas rutas y conexiones que funcionan corrompiendo, asesinando e intimidando.
El círculo se cierra cuando los países por donde transita la droga, se ven obligados a asumir los costos económicos, morales, humanos y de seguridad del fenómeno y librar la guerra contra una actividad cuyo objetivo es trasladar droga a Estados Unidos y Europa, donde la mercancía se realiza sin mayores contratiempos.
Mientras en Asia, Centro y Sudamérica, México y el Caribe, las autoridades, gobernantes y jueces con valor y honestidad para enfrentar peligros y rechazar sobornos, junto con periodistas, maestros, religiosos y otros elementos de la sociedad civil, libran una batalla heroica contra el narcotráfico, las metrópolis, responsables del problema, se permiten ser tolerantes y permisivas, llegando incluso a legalizar el consumo. Cuidar las fronteras norteamericanas del alud de drogas y proteger a su juventud es una tarea que los países del Tercer Mundo han echado sobre si.

Jorge Gómez Barata

Profesor universitario, investigador y periodista cubano, autor de numerosos estudios sobre EEUU.

AltercomAgencia de Prensa de Ecuador.

Comunicación para la Libertad.

www.altercom.org/article143258.html

Porco Rosso (Kurenai No Buta)

Enganchada

Si, estoy enganchada. Enganchada a una telenovela de reciente emisión y basada en una existosa serie colombiana llamada “Betty, la fea”, claro que esta es una fea a la española. Lo mío tiene delito, aunque no tanto como engancharse a “Pasión de Gavilanes”, sigue teniendo delito.
Aqui estoy todas las tardes, como una idota pegada a la tele, incapaz de esperar a que baje el capitulo de internet, con el alma en vilo y el corazón en un puño, a punto de sufrir una taquicardia, a causa de la puñetera Bea y es que, encima, se lo montan de tal manera que te dejan con la miel en los labios, ansiosa por recibir otra dosis de estres al día siguiente…
Y lo peor de todo es que sé lo que va a pasar, es una historia completamente predecible y con final ya deteminado, todo el mundo sabe que la fea se vuelve guapa y se casa con el jefe, pero no es el final, no es la meta, es el desarroyo que lleva hasta ella lo que me mantiene pegada a la tele todas las tardes a las cinco (aparte de la siesta de Adriwan, claro). Y también se como se van a resolver los nudos en el argumento; naturalmente Bea siempre saldrá del airosa de los avatares de su vida, para algo es la protagonista, pero volvemos a lo mismo, el como se llega a ese resultado es lo divertido, porque, además, tiene gracia la cosa, no recuerdo una telenovela tan comica (no llegúe a ver la versión original) desde aquellos años en los que me levantaba a las 8 de la mañana para ver a Andrea del Boca en sus papeles estelares como pivita rebelde y mal hablada; que, hay que ver que imaginativa era la pava con los insultos, en mi vida había escuchado insultos tan originales y ocurrente, de los que ya no recuerdo ninguno, porque perdieron interes hace mucho tiempo. No obstante, me queda aquel sabor de boca, aquel recuerdo de la risa y no deja de ser agradable; aunque, estoy segura, si volviese a ver alguna de aquellas telenovelas, las únicas que me han gustado y enganchado, salvando la mítica “Los ricos también lloran”, me desencantaría por completo, porque fue una etapa y ya ha pasado a la historia, lo mismo que la pobre niña huerfana “Candy Candy”.
Lo que no ha pasado a la historia es el reclamo de Adriwan que ya se ha cansado de verme teclear, y que, dicho sea de paso, pronto cumplirá un añito, exactamente el 3 de Septiembre a las 14:15. Me siento feliz de tenerle conmigo.

Lo que realmente importa

El sábado, paseando, entramos en un kiosco y , ¡Fíjate!, me llamó la atención la revista de Jorge Bucai, hacía siglos que no la veía, ésta que se llama “Mente sana” y me la compré; por supuesto, con el poco tiempo del que yo dispongo desde que nació Adriwan, sólo alcancé a leer la introducción. Hablaba de la sensibilidad y de lo que realmente importa. Apuntaba la curiosa teoria de que el Homo Sapiens es Homo Sapiens, no por la inteligencia, sino por el desarroyo del lenguaje y que, este se habia dado por amor; por la necesidad humana de preocuparse por sus semejantes.
Aqui, Jorge Bucai se extiende un poco más a propósito de que es bueno ser sensible y llega a otro punto interesante, donde hace incapié en la necesidad de pasar mas tiempo con los seres queridos y no tanto preocupándonos por los extraños, tachando esta última conducta de antinatural y nos acusa de pasar demasiado tiempo preocupados por alcanzar posición social y poder económico, señalando que lo que es realmente importante lo dejamos a un lado.
Es curioso y no deja de sorprenderme ver reflejado (y escrito por un afamado psicólogo) en una revista mi propio pensamiento, algo que yo llevo pensando y manifestando en voz alta desde… No se desde cuando, no recuerdo haber pensado de otra manera alguna vez.
Supongo que, ahora, la gente escuchará, porque ya no sólo lo digo yo, sino que lo indica un psicólogo de reconocido presigio y que, encima, sale en la tele…

El Castillo Ambulante


(Hauru no ugoku shiro)
Sencillamente maravillosa, yo también estoy enamorada de Hauru.

986 65 13 49

Ponte en contacto conmigo, consultas por visa o personales.

Consulta por Whatsapp

695037878
  • 2 Preguntas = 1,79 Euros (sale a 0,895 por consulta)
  • 6 Preguntas = 4,49 Euros (sale a 0,748 por consulta)
  • 12 Preguntas = 7,99 Euros (sale a 0,665 por consulta)

    Pago por PAYPAL (IVA NO incl)
Consulta